6 pasos para Crear un Logo
1419
post-template-default,single,single-post,postid-1419,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

6 pasos para Crear un Logo

crear-un-logo-1

6 pasos para Crear un Logo

Apple, McDonalds, Twitter, Coca Cola, Nike. ¿Qué hace que sus logos sean tan icónicos? ¿Son los colores o las formas? ¿Por qué los recordamos? ¿Explican a que se dedica la compañía? ¿o no?

Todo esto se tiene en consideración a la hora de crear un logo pero ninguna de estas razones es importante. Algunos logos son especialmente bonitos y otros no tanto. Unos pocos sugieren qué hace la empresa mientras otros no lo hacen. Y si os fijáis en los colores os daréis cuenta de que no hay reglas.

Si ninguna de las preguntas anteriores son importantes a la hora de crear un logo ¿Qué es importante?

En esta entrada podéis averiguar más cosas sobre las características de un logotipo:

Para que un logotipo resulte congruente y exitoso, debe ser conforme al principio fundamental del diseño donde «menos es más». Dicha simplicidad permite que sea:

  • Legible – hasta el tamaño más pequeño.
  • Escalable – a cualquier tamaño requerido.
  • Reproducible – sin restricciones materiales.
  • Distinguible – tanto en positivo como en negativo.
  • Memorable – que impacte y no se olvide.


A partir de aquí, nos centraremos en los 6 pasos necesarios a la hora de crear un logotipo:

1. Que el logo sea distinto

Es sin duda alguna el rasgo más importante y el más difícil de conseguir en un logo profesional. Si destaca del resto y hace que la marca sea única e inolvidable mientras respete algunos principios básicos de diseño, se puede calificar como bueno.

¿Cómo se consigue que un logotipo sea diferente?

• Documentándose sobre el cliente

Un buen logotipo es la expresión conjunta de los valores, la cultura y las personas que conforman una empresa. Pensemos en el logo como un empleado más de una empresa, su trabajo principal es ser distintivo y representar a la compañía de la mejor forma posible.

Es por eso que los mejores diseñadores de logos mantienen conversaciones de calidad con sus clientes. Su intención es aprender tanto como les sea posible sobre la cultura, los valores y la forma de hacer negocios que tiene la compañía, a partir de ahí tratan de infundir el mensaje en el diseño del logo.

Para realizar un buen logo, es muy importante que en la primera reunión con el cliente os expliquen quienes son, donde están y qué valores quieren transmitir con su marca.

• Documentándose sobre la competencia y el target

Una vez estamos familiarizados con el cliente, necesitamos saber más sobre su competencia y su target. Es decir que nos fijamos en cosas como:

  • Contra quién compite la empresa (competencia)
  • A quién está destinado (target)

Conocer a la audiencia nos puede servir de guía para varios aspectos del logo, como el estilo. Por ejemplo, si trabajamos para el mercado inmobiliario, probablemente necesitemos algo serio, atemporal y no demasiado estridente, ya que va dirigido a un público adulto. Si nos visitara una empresa tecnológica, tendríamos que tener en cuenta que la tendencia son los colores azules o fríos.

crear-un-logo-2

Es por esto que necesitamos preguntar a nuestros clientes quien va a ver su logo. Preguntas como: quiénes son, dónde viven, qué compran, cómo se visten, etc. Cuanto más sepamos sobre la audiencia, más fácil será tomar decisiones para crear un logo destinado a ese target específico.

Otra parte, y quizás la más importante en este proceso es conocer a la competencia de nuestro cliente. Necesitamos ver quien más está ahí fuera y cómo son sus logos, así evitaremos hacer algo similar. Recordad que vuestro logo ha de ser distintivo, no puede ni debe parecerse a nada, y menos a la competencia directa de nuestros clientes. Así pues siempre creamos una lista de competidores para poder investigar y considerar distintas opciones.

2. Las aplicaciones del logo

En esta fase deberíamos responder a la pregunta: ¿Cómo y dónde será usado el logo la mayor parte del tiempo? Nos referimos a los usos que se le va a dar a ese logo.

Este proceso es esencial, puesto que le indica al diseñador que puede hacer con el logo desde el punto de vista de diseño. Hemos de tener en cuenta siempre qué el formato en muchas ocasiones condiciona el diseño. Es decir, que dependiendo de los lugares donde vaya a aparecer el logotipo lo diseñaremos de una manera u otra.

Por ejemplo, las aerolíneas necesitan una aplicación del logo muy específica: el logo tiene que ir en el timón de dirección (cola del avión), es un espacio muy concreto para trabajar, por lo tanto los diseñadores tiene que adaptarse y desarrollar ideas que quepan en ese espacio o generar gráficos por separado que puedan ser usados de forma específica para ese propósito.

Otro claro ejemplo son las compañías online, que centran su negocio en la Web. En este caso el diseñador debe usar un espectro completo en RGB, ya que los dispositivos digitales no tienen ningún problema con el RGB y puede ayudar a que el logo destaque. Por otro lado, esta sería una pésima elección para una compañía con negocios offline y deba imprimir su logo en varios formatos como packaging, trípticos, catálogos, etc.

Con la llegada de las redes sociales es normal encontrar diseños de logotipos más cuadrados, por lo que solemos recomendar a nuestros clientes crear versiones horizontales y cuadradas, que se puedan adaptar a los nuevos formatos de Internet. Este sería un ejemplo de una de nuestras plantillas:

crear-un-logo-3

Por todas estas razones, hay que pensar cuidadosamente y preguntarse cómo será usado el logo, así no se pierde tiempo en ideas que no pueden ejecutarse a la perfección en la práctica.

3. Sketching o fase de realizar bocetos

Algunas escuelas de diseño piden a sus estudiantes hasta 100 ideas distintas antes de tomar la decisión definitiva sobre la creación de un logo. La razón es simple: la única forma de separar las buenas ideas de las malas es tener un montón de opciones donde elegir. Debido a esto, los diseñadores profesionales normalmente hacen docenas de bocetos durante la fase de sketching, para después escoger unas pocas y mostrárselas al cliente.

Es mejor no engañarse pensando que los primeros bocetos son los mejores. Es bueno trabajar durante varios días sobre el mismo proyecto en esta fase, para llegar con la cabeza despejada y mirar las propuestas de manera más objetiva. Así es como lo hacen los pros.

4. Elección de diseños

Cuando la fase de realizar bocetos se haya completado, escogemos entre 8 y 10 de las mejores ideas y creamos algunos diseños iniciales con Illustrator o cualquier otra aplicación basada en vectores. Como recordatorio, las mejores ideas no son las más bonitas, o las más seguras (que probablemente se parezcan a logos de otras compañías), sino las que hacen que vuestro cliente destaque en el mercado.

En el caso de seosve, nos gusta hacer 1 reunión con nuestros clientes para presentar propuestas y según los comentarios que nos hagan llegar, hacer otra segunda reunión para seleccionar entre 6 o 7 bocetos que sepamos que se van a ajustar mucho más a la idea que tienen. En ocasiones los clientes no saben lo que quieren y es muchísimo mas sencillo basarse en imágenes para tomar decisiones.

crear-un-logo-4
crear-un-logo-5

Es mejor centrarse en ideas que en pequeños detalles. Nuestro objetivo principal en esta fase del diseño es recoger feedback del cliente para así poder identificar que ideas gustan más para poder perfeccionarlas.

5. Perfeccionando la idea seleccionada

La fase de perfeccionamiento es quizás la más larga por que implica mucho ensayo y error y cambios en la selección de logos presentados al cliente. A veces el cliente escogerá sólo una idea para perfeccionarla, otras veces es posible que escoja dos o tres en paralelo tan sólo para ver como son acabadas.

Los detalles y las singularidades del logo son añadidas, cambiadas o eliminadas durante esta fase. Se pueden realizar maquetas de aplicaciones para ver cómo el logo trabajará en distintas situaciones. A veces un detalle que destaque para Web no destacará en grandes formatos como vallas publicitarias o lonas en edificios. Y lo mismo puede suceder a la inversa.

Finalmente, se escoge el logo definitivo, se aprueba y se prepara para el desarrollo de la identidad corporativa.

6. Archivos básicos a entregar al cliente

Entendemos que ese logo ya diseñado va a utilizarse para multitud de aplicaciones en los próximos años. Si todo va bien, el cliente confiará en nosotros para diseñar estas aplicaciones, pero puede ser que para determinados proyectos confíe en otros profesionales.

Para que estos puedan operar es muy importante entregar a los clientes el logotipo en .ai (u otro formato vectorial) y en .pdf. También es interesante entregar la lista de Colores Pantone (si se han utilizado) y de colores Web. Los colores Web se especifican con un código de 6 números precedido del símbolo #.

crear-un-logo-6

7. Identidad corporativa

Como podéis imaginar, un buen logo es el inicio de una gran identidad corporativa.

Papel de carta, señalética, branding en vehículos y otras herramientas de comunicación han de ser diseñados en conjunto para que sugieran un mensaje de marca unificado. La identidad corporativa hace posible todo esto, ya que tiene un coste más alto que el simple diseño de un logo.

De esta forma las compañías se aseguran que su identidad está protegida y guiada por los mismos principios aún si cambian de diseñador o agencia.

¿Tenéis ya diseñado vuestro logo? ¿El proceso de creación cumple con todas estas características?

Sin comentarios

¿Queréis comentar?

Utilizamos cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.