¿Cuándo es el momento de empezar con una Tienda Online?
2178
post-template-default,single,single-post,postid-2178,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Cuándo es el momento de empezar con una Tienda Online?

Empezar con una tienda online

¿Cuándo es el momento de empezar con una Tienda Online?

Si tenéis una PYME, sois artistas, ilustradores, artesanos o autónomos seguramente habéis pensado en vender vuestros productos y servicios Online. Si lleváis más de 5 años en el mercado y todavía no tenéis vuestra Web Corporativa o tienda Online ¡Ya vais tarde! ¿Cómo es posible? Si acabáis de comenzar lo entendemos, empezar con una tienda Online no es una tarea sencilla.

Tiendas Online para autónomos y PYMES de media – larga trayectoria

Tenéis vuestra tienda de barrio y os va bien, o tal vez empezasteis con una página en Facebook para vuestros productos y resulta que estáis consiguiendo ventas. O incluso podéis pertenecer a una PYME que lleva años en el mercado. Conocéis vuestro modelo de negocio y os funciona. Bien, entonces ¿Por qué no empezar con una Tienda Online o una Web corporativa para vender vuestros productos y servicios?

Podéis encontrar nuevos clientes o fidelizar a los actuales. Podéis potenciar las ventas en vuestra tienda física y mejorar vuestro posicionamiento local. Una Web Corporativa o una Tienda Online pueden dar un impulso a las ventas y ayudaros a llegar a un público mayor. También puede servir para ofrecer a vuestros clientes servicios extra, llegar a zonas a las que antes no teníais acceso o bien solucionar incidencias online.

Eso sí, no todo son buenas noticias. Para poder empezar con una Tienda Online deberéis sobretodo contar con dos cosas: tiempo (o dinero) y paciencia.

Tiendas Online para nuevos negocios

Hay que tener en cuenta el tiempo y la dedicación que supone empezar con una tienda Online: solucionar dudas, gestionar redes sociales, preparar promociones, gestionar productos, preparar pedidos, envíos y logística… Si nuestro negocio es nuevo y acabamos de invertir mucho capital, tal vez sea interesante ver antes cómo funciona el mercado y después tomar una decisión al respecto.

Otra buena idea si queremos si o si tener presencia en la red es crear perfiles sociales o incluso probar a vender alguno de nuestros productos en una Market Place a ver cómo funciona. Si vemos que el público responde a estos esfuerzos, podemos tomar la decisión de dar el paso.

También es cierto que hay negocios que pueden empezarse directamente en Internet, ahorrándonos los costes de local, licencias y otros importes derivados. Dependiendo del producto o servicio que vendamos, puede que un buen proyecto Online sea más que suficiente para empezar. Es importante no obstante que no pensemos que es gratis: se pueden hacer muchas cosas en Internet con un presupuesto reducido, pero lo que no lleve tiempo llevará dinero.

Empezar con una Tienda Online:
El método Lean, aplicado a PYMES y autónomos

Fallad rápido, fallad barato
Sabemos que una PYME no es una startup, pero la idea central de este concepto es maximizar el valor conseguido mientras recortamos gastos. En el caso de una Web, el proceso debería ser el siguiente:

  1. Probar las estrategias comerciales elegidas. En el caso de una Tienda Online o una Web corporativa, técnicas de Marketing Digital.
  2. Observar
  3. ¿Hemos conseguido los resultados esperados? Entonces procederemos a aplicar las técnicas que nos han traído ventas.
  4. Si los resultados no han sido satisfactorios entonces deberemos descartar aquellas técnicas que no hayan funcionado y probar con otras nuevas.

 

Con este modelo, minimizamos los esfuerzos y el tiempo que la persona responsable ha de dedicar a cada tarea y los focalizamos en aquellas técnicas que son rentables.

El Marketing Digital cambia cada segundo. Las estrategias utilizadas un año pueden cambiar el siguiente. En un mercado como este, necesitamos realizar hipótesis, testear y fallar hasta que encontremos las soluciones óptimas y las escalemos. De esta manera estaremos seguros de que nuestras inversiones traen beneficios.

Pero no solamente se han de comprobar estas técnicas con lo que sucede en la Web. Es importante que si los clientes llaman porque han accedido a la Web o envían emails, sepamos qué presupuestos se aceptan y porqué valor. Sólo de esta manera podremos calcular el ROI y saber qué canales y estrategias nos están trayendo beneficios.

La desconexión entre lo que pasa en la Web y lo que ocurre con comerciales y el departamento de atención al cliente es un error típico en PYMES españolas que no deberíamos cometer.

¿Os animáis a tener una Tienda Online? Podéis comentarnos aquí vuestras dudas y las responderemos encantados 🙂

Sin comentarios

¿Queréis comentar?

Utilizamos cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.