Cómo hacer SEO en YouTube y vídeos para web

Cómo hacer SEO en YouTube

Cómo hacer SEO en YouTube y vídeos para web

Y ya que nos ponemos, ayudar a nuestras estrategias de SEO y SEM

La primera web del mundo donde se realizan búsquedas es Google, la segunda es YouTube. Esta red social se ha convertido en un canal gigante que puede convertirse en el altavoz ideal para casi cualquier proyecto.

Cada vez más usuarios utilizan YouTube. Según el estudio de IAB España de 2019, YouTube es la segunda red social mejor valorada por los usuarios en España después de WhatsApp. Además, es la 3º red social en uso tras WhatsApp y Facebook.

Además, cabe destacar que YouTube es propiedad de Google y esto trae muchísimas ventajas a la hora de utilizar esta red como técnica de marketing digital: podemos utilizarla como red social, sí, pero también podemos aprovecharla tanto para hacer SEO como para hacer SEM.

Hemos de tener en cuenta que seguramente no acertemos al principio. Recordemos que todas las técnicas de Marketing Digital se han de probar, testear y optimizar para poder escalar. Es por esto que siempre recomendamos tener la mente abierta y no desfallecer a la hora de probar estrategias. Puede que al primer intento no salgan correctamente, pero a la larga seguro que conseguimos buenos resultados ¡Siempre y cuando estemos atentos a las métricas y la analítica!

Encontrar la palabra clave adecuada

Como en cada proyecto SEO, encontrar la palabra clave adecuada será perfecto para conseguir más visitas, seguidores y las ansiadas conversiones. Para hacerlo, podemos tirar de la herramienta para palabras clave de Google Ads, tal y como se hace en proyectos de SEO en páginas web. Os lo explicamos con pelos y señales en la siguiente clase:

Pero YouTube nos proporciona un par de lugares extra donde obtener ideas de las búsquedas que se realizan dentro de la propia red social.

Ideas de búsqueda en YouTube:

Al buscar un término en YouTube podremos comprobar que el mismo buscador nos da una serie de ideas que normalmente se corresponden con términos de búsqueda populares en ese momento. Podemos seleccionar como palabra clave aquel que se adecúe mejor a la idea general de nuestro vídeo.

SEO en Youtube

Palabras clave en el report de Youtube Analytics

Podéis encontrar este report en https://www.youtube.com/analytics, en el apartado de >>> cobertura >>> fuentes de tráfico >>> búsqueda de Youtube. Ahí aparecerán las palabras por las que otros usuarios han encontrado vuestros vídeos:

Palabras clave en Youtube

Esta información es especialmente interesante, ya que te está dando una idea de qué palabras clave activan tus vídeos y cómo se comportan los usuarios ante ellas. Hablaremos un poco más adelante de cómo utilizar también esta información para optimizar vídeos ya publicados.

Utilizando estos 3 lugares podemos seleccionar ya la palabra clave adecuada. Recordemos que queremos aparecer tanto en los resultados de búsqueda de YouTube como en los de Google, para que el vídeo reciba el máximo de visitas posible.

Búsqueda de vídeos en Google

Realizar un vídeo correcto para hacer SEO en YouTube

Como siempre, vamos a recomendar tener los contenidos preparados antes de hacer nada. Y para una estrategia de vídeo marketing es importante tener un buen vídeo. Si además queremos utilizar este vídeo para campañas de SEM y para apoyar las url que queremos posicionar en nuestra web, este vídeo deberá tener una serie de características:

Consejos de guión

La marca debe aparecer en los primeros 5 segundos del vídeo.

¿Porqué? Pues porque esto nos va a venir estupendamente si queremos hacer campañas de esas que YouTube te obliga a ver durante 5 segundos. De esta manera nos aseguraremos de que el usuario percibe nuestra marca, ni que sea por un momento.

Si los vídeos no van a ser utilizados para SEM, no hace falta que la marca salga al principio del vídeo, puede salir más tarde.

Hacer que el vídeo “enganche” a los usuarios.

Si estos ven el vídeo y se marchan será un problema para nuestras métricas. En palabras de youtube:

Sería el equivalente a la tasa de rebote en una web: Si consigues que los usuarios se queden a ver el vídeo hasta el final, YouTube te premiará con mejores posiciones.

Para conseguir esto necesitamos:

  1. Que quede clara la idea general del vídeo desde el principio y se corresponda con la palabra clave seleccionada.
  2. Que inmediatamente después se comience a hablar del contenido principal sin dar rodeos innecesarios.
  3. Que, si el vídeo es largo, se mencione al principio el contenido que saldrá más adelante.

Claro está, estas reglas no tienen porqué aplicarse ni a todos los vídeos ni a todos los canales: recordemos que cada proyecto es un mundo y que ideas que funcionan en algunos proyectos no funcionan en otros.

Que el vídeo sea realmente útil, gracioso, o de interés para nuestra audiencia.

Una vez finalice el vídeo queremos que el usuario interactúe dentro de la web del mismo. Podemos añadir una llamada a la acción para que los usuarios hagan “like” si les ha gustado o se suscriban. La interacción es otro de los elementos clave, así que no deberíamos perder esta oportunidad.

Es cierto que vídeos mejor grabados y editados pueden mejorar enormemente las métricas, pero es posible que al inicio de nuestra estrategia debamos contar con vídeos más humildes, ya que seguramente no tengamos un presupuesto elevado. Aunque los vídeos no sean de la mejor de las calidades, podemos probar la estrategia y mejorarla en un futuro.

Si el vídeo es largo, mejor.

YouTube quiere que los usuarios se queden en su plataforma tanto como sea posible. Es por esto que si hacemos vídeos más largos es posible que seamos recompensados por el todopoderoso algoritmo.

Hay muchos alumnos que piensan que en YouTube solamente lo petan vídeos cortos pero no es verdad. Los vídeos largos pueden daros muy buen resultado. Eso sí no rellenéis el vídeo con contenido innecesario e intentad que el usuario se quede en el vídeo el máximo tiempo posible, ofreciendo constantemente información valiosa.

Material necesario

El tema es buscar la eficiencia “coste-resultado”, con lo que si bien disponer del material más puntero nos permitiría disponer de más posibilidades, la verdad es que no hace falta matar moscas a cañonazos para alcanzar la calidad mínima deseada. Seguramente la gran mayoría de material necesario ya lo tenéis en vuestras casas.

Pero tampoco hay que mentir, os aconsejamos una mínima inversión en ciertas cosas, ya que veréis que tampoco resulta tan caro, y se nota mucho en el resultado.

Bàsicamente, hay 3 elementos que son indispensables para que estos vídeos salgan bien y vuestro trabajo sea cómodo:

  • Una cámara FullHD controlable manualmente.
  • Un sonido decente.
  • Una iluminación correcta.

Primero, hablemos sobre la cámara

Actualmente todos tenemos una cámara mínimamente decente en casa; ya sea una WebCam o un teléfono móvil. Y muchos incluso tenéis una cámara de fotos, sea compacta, DSLR o Mirrorless, capaz de hacer vídeo. Dado que el standard HD hace años que llegó, la gran mayoría de estos aparatos tendrán dicha opción disponible, así que no sufráis. Mientras sea FullHD, vamos bien.

Lo que sí que es importante es conseguir que vuestro aparato pueda ser operado en modo “manual” o “modo Pro”, y con ello queremos decir que podáis desactivar opciones de automatismos tales como el auto-foco, auto-balance de blancos y la auto-exposición. Así evitaremos que la cámara haga movimientos extraños o cambios no deseados de luz y color.

Si vas a usar una webcam, por lo general, tienden a automatizar foco, balance y exposición. Además no todas son FullHD. Existen programas de control de webcam gratuitos o incluso algunas ya incorporan software propio que permite hacerlo, pero sinceramente, creemos que es la opción menos recomendable. En cambio, los smartphones que tenemos hoy en día suelen traer de serie cámaras muy competentes, incluso algunos incorporan el llamado “Modo Pro” en que te permiten controlar todos los parámetros. Y si no es el caso, con la ayuda de ciertas Aplicaciones, se pueden conseguir resultados ideales.

Recomendamos las app. gratuitas “Open Camera” en Android y “VSCO” en iPhone, en las que podréis controlar el balance, el foco, la exposición, la ISO… e incluso la calidad de grabación.

En el caso de las cámaras compactas, DLSR o mirrorless, éstas ya suelen venir con un modo manual, intentad aprender las opciones básicas de vuestro modelo y utilizarlas, vale mucho la pena. ¡Ah, sí! También es importante disponer de un trípode o método de sujeción para la cámara que uséis, que la podáis colocar fácil y cómodamente en la posición deseada.
¿Pero sabéis lo que diferencia un buen vídeo de uno malo en realidad?

El sonido

Hay varios elementos que afectan a la calidad del sonido, y del mismo modo que con las cámaras, no debe daros miedo intentar descubrir cómo mejorarlo.

Primero, el lugar en el que se graba influye mucho. Los ecos pueden resultar muy molestos; en la vida real no los notamos puesto que nuestro cerebro los contrarresta, pero en un vídeo se hacen muy evidentes. Lo ideal sería grabar en un lugar no muy espacioso para evitar ecos muy exagerados, pero tampoco en un cuchitril, donde la reverberación será muy bestia. E intentad tener elementos decorativos como cuadros, libros, cojines… todo eso ayudará a amortiguar dichos ecos y reverberaciones. Existen también paneles de espuma que se pegan en las paredes para amortiguar el sonido, no son caros, pero tampoco imprescindibles.

En realidad, la clave está en usar un micrófono externo. Os recomendamos que invirtáis en un micrófono, ya que no es nada caro y puede daros muy buenos resultados.

Por ejemplo, para nuestros vídeos usamos un micrófono de solapa que funciona con mini-jack directo a la cámara, pero que además sería compatible con un smartphone que disponga de clavija para auriculares y también se puede enchufar en un ordenador o tablet. Tened en cuenta que hay micrófonos de varios tipos; algunos necesitan pilas, algunos son inalámbricos o bluetooth o los hay que deben conectarse a dispositivos de audio independiente, que luego tendréis que sincronizar durante la edición. Investigad un poco las opciones y comprobad que sea compatible con vuestro sistema de grabación, pero haceros un favor e invertid en un micrófono. De verdad lo vais a agradecer y vuestros espectadores también.

Y lo último, pero no menos importante, a tener en cuenta antes de grabar es la iluminación.

Y es que iluminar no es sólo hacer que luzca bonito el plano, sino hacer que esa cámara que comentábamos antes, pueda ser usada con todo su potencial. Si tenemos una escena bien iluminada, ese smartphone que sufre en bajas luces, o esa webcam que no sabe enfocar, lo tendrán más fácil.

Obviamente, lo más económico sería optar por la luz natural de la sala, pero el gran inconveniente es la falta de control: días nublados, cambios de intensidad del sol y… parecerá una tontería, pero a veces os va a tocar grabar de noche… Y ahí es cuando vienen los problemas. Así que mejor buscad un sitio donde podáis controlar la luz y preparaos para utilizar luces artificiales para los vídeos. Los fluorescentes del techo o las lámparas que tenéis ya puestas en casa parece que den luz suficiente, pero por lo general no os van a funcionar ni por dirección, ni por calidad, ni por cantidad de luz. Por eso os recomiendo que consigáis un par de puntos de luz que podáis colocar y mover libremente.

Es importante que la luz sea suave y filtrada, poder modificar con facilidad la posición de los puntos de luz, y aunque parezca una tontería, también debéis tener en cuenta el calor que puedan generar.

Si bien podéis intentar usar flexos o lámparas ajustables que tengáis en casa, nuestra recomendación es que no tengáis miedo en invertir en algo de luces expresamente para los vídeos. Por ejemplo, un par de paneles LED con trípode sencillos no son tan caros y a la larga os compensarà.

Y ahora que ya tenemos claros los materiales que necesitamos, vamos a ver cómo usarlos de forma óptima.

Set de rodaje

Primera recomendación, intentad que vuestro set de rodaje sea fijo. Así os ahorrareis tener que montar y volver a calibrar cada vez todo. Pero sabiendo que eso a menudo es complicado, sino casi imposible, intentemos diseñar un set que sea rápido de replicar cada vez.

Primero elegir a conciencia el espacio. Lo importante aquí es pensar en el espacio para colocar cámara, personaje y luces; que se trabaje cómodamente. Y obviamente que represente bien vuestro concepto.

¿Tenéis un canal de recetas? Quizá una cocina… ¿Os dedicáis a vídeos para empresa? Un despacho podría funcionar
La decoración ya es cosa vuestra, quizá os interese colocar decoración y elementos de vuestra marca visibles en el fondo, o tener los mínimos elementos en imagen, pero ser meticuloso es muy importante. No queréis ser ese canal que coló ropa sucia de fondo o desorden en sus vídeos, así que repasad bien antes de grabar que todo esté en su sitio. Y también intentad no sobrecargar con demasiada información visual, lo importante es el mensaje.

Ahora toca colocar la cámara. Aquí el trípode es vuestro mejor amigo.

Primero, tened siempre bien claro cual va a ser vuestro plano principal, llamémosle plano general. Este debería estar lo más centrado posible, sin estar ajustado a los márgenes y dándole suficiente aire al sujeto. Esto lo hacemos para tener un plano versátil en edición, como veremos más adelante.

SEO en YouTube: Vídeos para web
Este es nuestro plano general

Debemos evitar ángulos extraños, buscar siempre las verticales y que estén bien niveladas, y elegir sabiamente qué se ve en el plano. Intentad mantener, a ser posible, una distancia mínima de 1m/2m entre la cámara y el sujeto para evitar distorsiones de lente y también que el sujeto esté algo separado del fondo para que el enfoque pueda ser más preciso e interesante.

Y un truquillo, que ayudará a que os guste más cómo quedáis en cámara: Colocad la cámara ligeramente por encima de la línea de los ojos del sujeto, incluso inclinándola un poco hacia abajo. Con ello evitamos la temida papada y efecto engorde de 5 kg que siempre decimos que vemos cuando nos vemos grabados.

Y por último, toca iluminar.

Aquí dependerá mucho del espacio y del estilo del vídeo, pero por lo general, nos interesa destacar al sujeto iluminándolo correctamente y que el fondo no sea ni una mancha oscura ni super brillante.

Una buena estrategia si usamos los 2 puntos de luz que hemos comentado al principio, es colocar una luz principal apuntando al sujeto a unos 20-40º, a una distancia parecida a la de la cámara, a una altura más elevada que la cámara y con algún tipo de difusión. Esta será la luz principal. Y la otra un poco más apartada del sujeto o si es regulable, con menor intensidad, al lado contrario, en unos 45-60º, y apuntando más hacia la escena que a él directamente. Esa es la luz de relleno.

Con la luz principal, más intensa pero difuminada, no tan ladeada y elevada, conseguimos que el sujeto destaque por encima el fondo y evitar sombras duras y demasiado direccionales, pero aún así mantenga volumen. Y con la luz de relleno, conseguimos iluminar el fondo lo suficiente y también quitar la posible zona de sombra que pueda generar la luz principal en el sujeto. Se trata de ir jugando con la angulación, distancia, potencia y difusión de ambas luces hasta que encontréis el estilo que os guste. Lo importante es evitar sombras duras o muy ladeadas y zonas quemadas o subexpuestas.

También se puede iluminar con 1 solo punto de luz, si vuestro espacio es reducido, aprovechando el rebote de las paredes si es que estas son blancas o de color claro. En este caso es mejor centrar la luz lo máximo con la cámara y elevarla al máximo de intensidad y altura para que el rebote sea bien intenso con el techo o pared. Además, tened en cuenta que hay que configurar la cámara para trabajar con menos luz, y eso os hará tener que forzar más la imagen.

Consejos durante grabación

¡Intentad memorizar vuestro texto! Si os colocáis un papelito al lado para ir leyendo, se va a notar que se os va la mirada. Además, no quedaréis naturales y perderéis el contacto con el usuario que os está viendo. La única opción para tener un texto leído es el famoso teleprompter que utilizan en televisión, que es un cristal transparente que refleja el texto de una pantalla justo frente la lente de la cámara. Y esa opción, aunque se puede apañar de forma casera con espejos y iPads, no es ni barata ni sencilla.

Pero tranquilos que hay un truco muy sencillo… y lo podéis ver en cualquier vídeo de nuestro canal de YouTube. Dividid vuestro texto en partes, grabad cada parte por separado hasta que os guste como os ha quedado y luego seguís con la siguiente ¿Significa eso que cada vez que hago un cambio de plano, paro de grabar y cambio de posición la cámara o la óptica? A ver, depende… Si tenéis esa opción, sea porque es una óptica con zoom variable, o hay alguien que os está ayudando en la grabación y puede mover la cámara, es recomendable. Pero lo que os recomendamos es un reencuadre en post-producción. Es más rápido de grabar y se manipula menos la cámara y la luz, evitando así variaciones de encuadre e iluminación.

Por eso es importante que la cámara sea como mínimo FullHD, ya que los 1920x1080px que nos ofrecen permiten reencuadrar un plano general a un plano medio sin perder excesiva calidad. Y por supuesto, que el plano esté perfectamente enfocado. Si ampliais un plano mal enfocado, se magnificarà el error. Es una práctica muy común entre Youtubers y aceptada para producciones sencillas y rápidas.

Si tenéis pensado colgar el vídeo en redes sociales que usan formato vertical, tenedlo en cuenta. Puede que vuestro trípode os permita grabar de lado, pero sino, contad con encuadrar bien centrado y con espacio suficiente ancho al sujeto para que quede bien el reencuadre.

Consejos de edición

Como de programas de edición hay mil tipos, no entraremos en detalles, pero sí quiero dar un par de consejos para hacer vuestros vídeos más amenos.

Primero, ya deberíais haber intentado sacar de cámara directos el color y luz adecuados, pero nunca está de más darle un pequeño retoque al brillo, contraste y niveles al editar. Sobretodo no contrastéis demasiado ni intentéis exagerar los niveles si el vídeo os ha quedado oscuro. Estaréis destruyendo la imagen y al subir el vídeo a vuestro canal de YouTube será comprimido y se os verá aún peor.

Lo que sí debéis comprobar es que los blancos se vean blancos, vamos, que el balance de color esté bien hecho. Según el programa hay distintas maneras de conseguirlo, pero casi todos tienen una opción de modificación de temperatura de color que os será muy útil.

Primero montar, después editar.

La razón principal es que no todos tenemos los ordenadores más potentes en casa, y editar planos sin retocar ni efectos de color hará que nuestro ordenador funcione mejor. Editar primero, será más ágil y, además, si habéis utilizado la misma iluminación y parámetros de cámara en todos los planos, sólo tendréis que retocar un plano y copiar y pegar (Ctrl+C y Ctrl+V) para el resto…

Se puede editar sin cambiar el valor o escala de plano.

Eso se llama “jump-cut” y es algo que veis en YouTube constantemente. Se trata de vaciar los momentos de respiración entre parágrafos, o errores al repasar el texto, para que el discurso sea fluido pero que la imagen se mantenga igual, haciendo un característico salto. No siempre funciona y de hecho a menudo remarca más la edición que un cambio de plano, pero es un estilo que nació en YouTube y es muy aceptado. Ahora bien, tiende a hacer el discurso bastante frenético y no es ideal para todos los proyectos.

Utilizad grafismos.

Le dan mucho valor al video y refuerzan vuestro mensaje. No hace falta que sean animaciones hechas con After Effects, pueden ser simples pantallazos de un gráfico o texto flotante, pero ayudan a:

  • Ordenar el contenido.
  • Remarcar palabras clave.
  • Enfatizar la información.

Sed muy ordenados.

Cread carpetas para encontrar con facilidad los archivos, por ejemplo, una carpeta de VIDEO con subcarpetas para cada video que hagáis, o una de GRAFISMOS GENÉRICOS para esos gráficos que váis a usar en casi todos los videos, como logos, fondos de gràficos, etc… Pensad que el orden forma parte de un flujo de trabajo eficiente, y al fin de cuentas, esto es lo que buscamos en YouTube: eficiencia.

Publicar el vídeo correctamente: Optimizar para SEO

Además del vídeo en cuestión (que habremos preparado con las recomendaciones que hemos anotado anteriormente) tenemos que preparar un título, una descripción y algunas etiquetas. Estos 3 elementos han de tener la palabra clave seleccionada. Además, en las etiquetas añadiremos otras palabras clave relacionadas con el vídeo.

Recomendamos además incluir la entrada o página de nuestra web que queramos potenciar en la descripción, así como otras redes sociales o canales donde nos puedan seguir los usuarios.

SEO en Youtube: Subir un vídeo

Como siempre, intentaremos ser lo más amenos posible y responder a la pregunta que hace el usuario cuando busca esa palabra clave en YouTube. Podemos además añadir traducciones, añadir la categoría del vídeo, el idioma del mismo y completar todas aquellas cuestiones que nos pida YouTube.

Además, podemos mejorar nuestro CTR añadiendo una imagen previa atractiva que convenza a los usuarios para que hagan clic en ese resultado. El CTR es uno de los factores más importantes de ranking. Esta imagen, junto con el título del vídeo y las primeras líneas de la descripción equivalen al meta-título y las meta-descripciones de los resultados de búsqueda de Google que cuidamos en el SEO on page. Si cuidamos estos 3 elementos mejoraremos enormemente las posiciones de nuestro vídeo.

Una vez que tengamos todos los campos rellenados podemos publicar.

Conseguir visitas de manera orgánica

Al igual que pasa con el SEO off page o Linkbuilding, los vídeos de Youtube necesitan salir o “incrustarse” en otras páginas para recibir visitas. He aquí algunas claves para conseguir visitas desde otras webs:

Mejorar el canal de YouTube para crear un buen contexto.

Podéis tanto crear playlist con palabras clave en Youtube como mejorar el diseño y la descripción del canal. Ambos os darán un mejor contexto a la hora de potenciar el SEO de cada vídeo.

Añadir el vídeo a vuestra web.

Una idea perfecta, que además va a mejorar el posicionamiento de vuestras webs, es incrustar el vídeo en la entrada o página que queráis posicionar con esa palabra clave. Esto va a mejorar tanto el SEO de vuestro vídeo como el de vuestra landing page.

Hacer Linkbuilding en páginas del sector

Pero, además, es posible que queráis que vuestro vídeo aparezca en foros, comunidades, webs de influencers u otro tipo de webs de vuestro sector. Si conseguís este tipo de links, el posicionamiento de vuestro vídeo también mejorará.

Promocionar en newsletters y en otras redes sociales

Si ya tenéis usuarios fidelizados, podéis incluir vídeos en vuestros correos. Por ejemplo, Mailchimp permite enviar vídeos de YouTube y Gmail los reproduce dentro del mismo correo.

En el caso de otras redes sociales, tenéis dos opciones: Añadir el link de YouTube o subir el vídeo directamente.

Si añadís el link de YouTube recibiréis visitas al vídeo y puede que aumentéis suscriptores en el canal, pero el vídeo no se reproducirá dentro de la red social (como sucede por ejemplo en Facebook).

Podéis entonces subir el vídeo directamente, para conseguir más interacción dentro de la red social. La selección de la estrategia dependerá si queréis potenciar el uso del canal del YouTube o de la red social en cuestión.

Si no tenéis un canal informativo, sino que es puramente empresarial, y queréis hacer campañas de vídeo para vender vuestros productos y servicios, es posible que queráis utilizar este vídeo para realizar campañas de Adwords.

Los vídeos se pueden utilizar en las campañas de vídeo de adwords, como TrueView in-stream, TrueView vídeo Discovery y anuncios bumper, así como en la red de Display.

Una posible estrategia:

Podéis seleccionar el vídeo que os hemos explicado en el paso 1 para campañas “in-stream”. Si habéis realizado el vídeo correctamente, tal y como hemos señalado, el usuario podrá tener un primer contacto con la marca en los primeros 5 segundos del vídeo.

Este tipo de acciones funcionan especialmente bien en campañas de re-marketing, donde mostramos estos vídeos a usuarios que han visitado anteriormente nuestra web.

Podemos conseguir muchas visualizaciones en esos primeros 5 segundos y lo mejor de todo es que ¡No tendremos que pagar a no ser que el usuario haga clic en el anuncio! Esta estrategia puede ayudarnos a generar imagen de marca de manera muy económica.

Siguiente clase de SEO:

Y vosotros ¿Tenéis alguna técnica secreta para hacer SEO en YouTube? Si es así, podéis contarnos como lo hacéis en los comentarios.

Sin comentarios

Contadnos qué os parece todo esto:

Call Now Button